miércoles, 27 de mayo de 2020

CRUZADAS - HISTORIA Y PERSONAJES

CUARTA CRUZADA 

La cuarta cruzada (1202-1204) fue una expedición militar organizada como una cruzada para reconquistar Tierra Santa, pero que varió su rumbo, terminando con la conquista y el saqueo de Constantinopla, capital del Imperio bizantino, que pasó a llamarse entonces Imperium Romaniae.

ConquestOfConstantinopleByTheCrusadersIn1204.jpg


Antecedentes[editar]

La tercera cruzada no había logrado su objetivo de recuperar Jerusalén, que continuaba bajo dominio musulmán. El tratado que Ricardo «Corazón de León» y Saladino habían firmado en 1192 dejaba en poder de los cristianos tan solo una estrecha franja costera desde Tiro hasta Jaffa, aunque garantizaba la seguridad de los peregrinos cristianos que viajasen a Jerusalén.5

El papa Inocencio III, deseoso de establecer la autoridad de la Santa Sede en todo el orbe cristiano, tenía un gran interés por los asuntos de los Estados cristianos de Oriente.

Por otro lado, en la última década del siglo XII había ido intensificándose la rivalidad entre Enrique VI de Alemania y el emperador bizantino Isaac II Ángelo. La anterior expedición alemana, guiada por Federico I Barbarroja, se había deshecho a causa de la muerte del emperador. Enrique, su hijo y sucesor, exigía de Bizancio la entrega de la región de los Balcanes y el pago de los daños sufridos por la expedición de Barbarroja. Su política en Oriente, aceptando los juramentos de vasallaje de los reyes de Armenia y de Chipre, era de deliberada hostilidad contra Bizancio. Es posible que Enrique tuviera ya en mente la posibilidad de dirigir una nueva cruzada contra Constantinopla. Sin embargo, falleció en 1197 en Mesina, a la edad de 32 años. Su sucesor en el trono alemán, Felipe de Suabia, tenía además intereses personales en Bizancio, ya que estaba casado con Irene Angelina, hija del emperador Isaac II Ángelo, que había sido depuesto en 1195 por su hermano.

La ciudad-estado de Venecia, principal potencia marítima en el Mediterráneo oriental, tenía fuertes intereses comerciales en los territorios bizantinos, y muy especialmente en la capital, Constantinopla. Desde finales del siglo XII gozaban de privilegios especiales para comerciar en el Imperio bizantino, pero en 1171 el emperador Manuel I Comneno ordenó la detención de los comerciantes venecianos y la confiscación de sus bienes, lo cual provocó una suspensión de la actividad comercial entre Venecia y Bizancio que se prolongó por espacio de quince años. En 1185, Venecia acordó reanudar las relaciones comerciales con el emperador Andrónico I Comneno, así como abonar una cantidad en concepto de compensación por las propiedades confiscadas en 1171, que nunca llegó a hacerse efectiva. Bizancio, además, explotaba en beneficio propio la rivalidad comercial de Venecia con otras ciudades-estado italianas, como Génova y Pisa. El objetivo de Venecia, por lo tanto, era asegurarse la supremacía comercial en Oriente, desplazando definitivamente a sus rivales.

Preparativos[editar]

Mapa de la cruzada

En 1198, el nuevo papa Inocencio III comenzó a predicar una nueva cruzada. Su llamamiento, sin embargo, tuvo poco éxito entre los monarcas europeos. Los alemanes estaban enfrentados al poder papal, en tanto que Francia e Inglaterra se encontraban combatiendo la una contra la otra. Sin embargo, gracias a las encendidas prédicas de Fulco de Neuilly, se organizó finalmente un ejército cruzado en un torneo organizado en Ecry6​ por el conde Teobaldo de Champaña en noviembre de 1199. Teobaldo fue nombrado jefe de este ejército, del que también formaban parte Balduino VI de Henao, conde de Flandes, y su hermano Enrique; Luis, conde de BloisGodofredo III de La PercheSimón IV de MontfortEnguerrando de BovesReinaldo de Dampierre y Godofredo de Villehardouin, entre otros muchos señores del norte de Francia y de los Países Bajos. Más tarde se añadieron a la empresa algunos caballeros alemanes y varios nobles del norte de Italia, como Bonifacio, marqués de Monferrato.

La expedición se encontró con el problema de transporte, pues carecía de una flota para trasladarse a Oriente, y la ruta terrestre era poco menos que imposible a causa de la decadencia del poder bizantino en los Balcanes. Se decidió que se haría un desembarco en Egipto, desde donde se avanzaría por tierra hasta Jerusalén. En 1201 murió Teobaldo de Champaña, y los cruzados eligieron como nuevo jefe de la expedición a Bonifacio de Monferrato. Este, firme partidario de los Hohenstaufen, conoció en la corte de Felipe de Suabia a Alejo, hijo del depuesto emperador Isaac II Ángelo, quien deseaba contar con la ayuda de los cruzados para recuperar el trono imperial que le correspondía por herencia.

Entretanto, los cruzados enviaron mensajeros a VeneciaGénova y otras ciudades para contratar el transporte de la expedición. Uno de los enviados fue el historiador Godofredo de Villehardouin. Finalmente se llegó a un acuerdo con Venecia en abril de 1201, por el cual la República se encargaba del transporte hasta Egipto de un ejército de 33 500 cruzados (junto con 4500 caballos), a cambio de 85 000 marcos de plata. Cuando llegó el momento de embarcar, en junio de 1202, los cruzados, cuyo ejército era sensiblemente menos numeroso de lo que habían previsto, no pudieron reunir la cantidad acordada. Venecia se negó a transportar al ejército a menos que se pagase íntegra la cantidad acordada. Los cruzados pasaron el verano acampados en la isla de San Nicolás de Lido, sin poder zarpar, hasta que finalmente Bonifacio de Monferrato pudo llegar a un acuerdo con Venecia.

Toma de Zara[editar]

Los venecianos estaban enemistados con el rey Emérico de Hungría por la posesión de Dalmacia. El reino húngaro había heredado en 1091 los territorios de Croacia y Dalmacia tras la muerte del rey Dmitar Zvonimir de Croacia, ya que la reina viuda Helena de Hungría llamó a su hermano el rey San Ladislao I de Hungría, a quien le otorgó dichas regiones. Considerándolo un punto estratégico, la República de Venecia siempre intentó extender su influencia sobre esa región. Zara era una ciudad debatida que había pasado de unas manos a otras en un periodo relativamente corto. En el curso de esta guerra, Venecia la había perdido recientemente a manos húngaras. Su propuesta fue permitir el aplazamiento del pago de la cantidad que se les adeudaba a cambio de que los cruzados los ayudasen a conquistar esta ciudad. Bonifacio de Monferrato y el dux Enrico Dandolo se pusieron de acuerdo. A pesar del desagrado del papa, que desautorizó esta expedición, la flota zarpó de Venecia el 8 de noviembre de 1202, y dos días después los cruzados atacaban Zara, que fue conquistada el día 15 del mismo mes. El papa optó por excomulgar a todos los expedicionarios, aunque más adelante rectificó y perdonó a los cruzados, manteniendo la excomunión solo para los venecianos.

Mientras el ejército cruzado invernaba en Zara, llegó un mensajero de Felipe de Suabia portando una oferta del pretendiente al trono bizantino, Alejo. Si el ejército cruzado se desviaba hasta Constantinopla y le ayudaba a reconquistar su trono, Alejo no solo estaba dispuesto a garantizar el pago de la deuda que los cruzados habían contraído con Venecia, sino que además se comprometía a aportar a la cruzada un contingente de 10 000 soldados, así como fondos y provisiones para emprender la conquista de Egipto.

Tanto Monferrato como Dandolo aceptaron el cambio de planes. Algunos cruzados se opusieron, arguyendo que si habían emprendido la cruzada era para luchar contra los musulmanes; abandonaron el ejército y se embarcaron hacia Siria. La mayoría, sin embargo, optó por continuar.

En abril llegó Alejo a Zara y pocos días después la flota zarpó de nuevo. El 24 de junio de 1203, el ejército cruzado se encontraba ante Constantinopla.

Los cruzados en Constantinopla[editar]

Tras atacar sin éxito las ciudades de Calcedonia y Crisópolis, en la costa asiática del Bósforo, el ejército cruzado desembarcó en Gálata, al otro lado del Cuerno de Oro. Sus primeros intentos de conquistar Constantinopla no tuvieron fruto, pero el 17 de julio los venecianos lograron abrir una brecha en las murallas. Creyendo inminente la caída de la ciudad, el emperador Alejo III decidió huir, llevándose consigo a su hija favorita y una bolsa llena de piedras preciosas, y se refugió en la ciudad tracia de Mosinópolis. Los dignatarios imperiales, para resolver la situación, sacaron de la cárcel al depuesto emperador Isaac II Ángelo, padre de Alejo, y lo restauraron en el trono. Tras unos días de negociaciones, llegaron a un acuerdo con los cruzados por el cual Isaac y Alejo serían nombrados coemperadores. Alejo IV fue coronado el 1 de agosto de 1203 en la iglesia de Santa Sofía.

Para intentar cumplir las promesas que había hecho a venecianos y cruzados, Alejo se vio obligado a recaudar nuevos impuestos. Se había comprometido también a conseguir que el clero ortodoxo aceptase la supremacía de Roma y adoptase el rito latino, pero se encontró con una fuerte resistencia. Confiscó algunos objetos eclesiásticos de plata para pagar a los venecianos, pero no era suficiente. Durante el resto del año 1203, la situación fue volviéndose más y más tensa: por un lado, los cruzados estaban impacientes por ver cumplidas las promesas de Alejo; por otro, sus súbditos estaban cada vez más descontentos con el nuevo emperador. A esto se unían los frecuentes enfrentamientos callejeros entre cruzados y bizantinos.

El yerno de Alejo III, también llamado Alejo, se convirtió en el cabecilla de los descontentos y organizó, en enero de 1204, un tumulto que no tuvo consecuencias. En febrero, los cruzados dieron un ultimátum a Alejo IV, quien se confesó impotente para cumplir sus promesas. Estalló una sublevación que, tras algunas vicisitudes, entronizó a Alejo V Ducas. Alejo IV fue estrangulado en una mazmorra, y su padre Isaac II murió poco después en prisión.

Conquista de la ciudad[editar]

Los cruzados entran en Constantinopla, por Delacroix

En marzo, los cruzados deliberaron sobre lo que convenía hacer. Decididos a recuperar la ciudad por la fuerza y a colocar en el trono a un emperador latino, no lograban, sin embargo, ponerse de acuerdo acerca de quién sería el mejor candidato de entre ellos a ocupar el trono imperial. Bonifacio, el jefe de la expedición, no estaba bien visto por los venecianos. Finalmente se decidió que se formaría un comité electoral, compuesto de seis delegados francos y seis venecianos, que elegiría al emperador.

Atacaron por primera vez la ciudad el 6 de abril de 1204, pero fueron rechazados con un gran número de bajas. Seis días después reanudaron el ataque. Los cruzados lograron abrir una brecha en la muralla en el barrio de Blanquerna. Al mismo tiempo, se produjo un incendio en la ciudad, y la defensa bizantina se desmoronó. Los cruzados y los venecianos entraron en la ciudad. Alejo V huyó a Mosinópolis, donde un año antes se había refugiado su suegro, Alejo III. Los nobles ofrecieron la corona a Teodoro Láscaris, yerno también de Alejo III, pero este la rechazó y huyó a Asia con su familia, el patriarca de Constantinopla y varios miembros de la nobleza bizantina. Se estableció en Nicea, donde fundó el Imperio de Nicea, depositario de la legitimidad bizantina.

La ciudad fue saqueada durante varios días.7​ Los cronistas se hacen eco de las atrocidades perpetradas por los conquistadores. Del saqueo no se libraron las iglesias ni los monasterios, y en la misma Santa Sofía fueron destruidos el iconostasio de plata y varios libros y objetos de culto. Según relata Nicetas Coniates:

Destrozaron las santas imágenes y arrojaron las sagradas reliquias de los mártires a lugares que me avergüenza mencionar, esparciendo por doquier el cuerpo y la sangre del Salvador [...] En cuanto a la profanación de la Gran Iglesia, destruyeron el altar mayor y repartieron los trozos entre ellos [...] E introdujeron caballos y mulas a la iglesia para poder llevarse mejor los recipientes sagrados, el púlpito, las puertas y todo el mobiliario que encontraban; y cuando algunas de estas bestias se resbalaban y caían, las atravesaban con sus espadas, ensuciando la iglesia con su sangre y excrementos. Una vulgar ramera fue entronizada en la silla del patriarca para lanzar insultos a Jesucristo y cantaba canciones obscenas y bailaba inmodestamente en el lugar sagrado [...] Tampoco mostraron misericordia con las matronas virtuosas, las doncellas inocentes e incluso las vírgenes consagradas a Dios.

Finalmente, se restableció el orden y se procedió a un reparto ordenado del botín según lo que se había pactado previamente: tres octavas partes para los cruzados, otras tres octavas para los venecianos y un cuarto para el futuro emperador. A pesar de las pretensiones de Bonifacio de Montferrato, el comité eligió emperador a Balduino IX de Flandes, primer monarca del Imperio latino. Los cruzados llamaron a este acontecimiento como Partitio terrarum imperii Romaniae (partición del Imperio romano de Oriente).

CRUZADAS - HISTORIA Y PERSONAJES

TERCERA CRUZADA

Hunfredo IV de Torón (1166-1192) fue señor de Torón (1179-1183 y 1190-1192), Kerak, y Transjordania (1187-1189) en el Reino de Jerusalén.

Humphrey IV of Toron Isabela.jpg


Biografía[editar]

Era hijo de Hunfredo III de Torón y Estefanía de Milly, Señora de Transjordania, y nieto de Hunfredo II, condestable de Jerusalén. Fue, por tanto el hijastro de los siguientes maridos que tuvo Estefania: Miles de Plancy y Reinaldo de Châtillon. Se hermana Isabel estaba casada con Rubén III de Armenia. Hunfredo IV se convirtió en Señor de Torón a la muerte de su abuelo Hunfredo II, debido a las heridas recibidas en 1179 en Banias cuando protegía la vida del rey Balduino IV de Jerusalén.

En 1180 se prometió con Isabel de Jerusalén, hija del rey Amalarico I de Jerusalén y medio hermana de Balduino, con lo que Torón pasaba a control real. Este compromiso fue organizado por el rey como pago de su deuda de honor a Hunfredo II, además de para eliminar a Isabel de la esfera política de su padrastro, Balián de Ibelín. Parece que no se la volvió a permitir tener de nuevo contacto con sus padres. El joven Hunfredo e Isabel (con tan solo once años) contrajeron matrimonio en noviembre de 1183 en la fortaleza de Kerak (sede del Señorío de Transjordania), que poco después fue sitiada por Saladino. La madre de Hunfredo convenció a Saladino para que no bombardeara la torre en que los recién casados se acomodaban, aunque continuó con el asedio al resto de la fortaleza; Kerak fue eventualmente salvada por el rey Balduino IV.

Cuando murió Balduino V de Jerusalén en 1186, el padrastro de Hunfredo, Reinaldo, trató de convencerlo para que reclamara el trono a favor de Isabel, a quien su madre, la reina consorte María Comneno, y la facción Ibelín querían coronar tan pronto como fuera posible. Sin embargo, Hunfredo, que por entonces tenía veinte años, decidió apoyar a Guido de Lusignan, marido de Sibila, la medio hermana de Isabel, jurándole lealtad. A regañadientes, Reinaldo y los otros nobles siguieron su ejemplo, al igual que la familia Ibelín, ya que Guido, que había llegado en Outremer después de 1177, había sido privado de la regencia al morir su cuñado Balduino IV debido a su conducta en el sitio de Kerak en 1183.

Guido demostró ser un rey ineficaz, y Saladino conquistó la mayoría del reino en 1187. Hunfredo fue capturado en la Batalla de los Cuernos de Hattin ese mismo año, pero fue puesto en libertad y regresó a Kerak para preparar su defensa. Fue capturado de nuevo en 1189 cuando cayó Kerak, pero fue nuevamente puesto en libertad.

Los nobles de Jerusalén solo habían aceptado a Guido como rey debido a la falta de otro candidato mejor (debido a la disidencia de Hunfredo), y después de la caída de Jerusalén se pusieron en su contra. En 1190 murió Sibila, durante el asedio de Acre en la Tercera Cruzada, y Guido fue privado de su derecho legal al trono. Ahora Isabel fue coronada como reina, pero Hunfredo permaneció fiel a Guido, que aún estaba decidido a ser rey.

Ahora María, madre de Isabel, su padrasto Balián y otros nobles, incluido Reinaldo de Sidón, apoyaron la candidatura de Conrado de Montferrato, tío de Balduino V, cuya llegada en 1187 había salvado la ciudad de Tiro y, de hecho, el reino. Se decidió que Isabel se divorciase de Hunfredo y contrajera matrimonio con Conrado. Isabel se negó debido al afecto que sentía por Hunfredo. A pesar de ello, fue secuestrada y presionada por su madre para que aceptara la nulidad eclesiástica, argumentando que se había casado con Hunfredo siendo menor de edad y coaccionada por su medio hermano Balduino IV. Hunfredo fue retado en duelo por Guido de Senlis, el Carnicero de Francia, debido a la cuestión del matrimonio con Isabel, pero se negó a luchar - quizá porque ella había sido de menor de doce años de edad cuando se casaron. Incluso los simpatizantes de Hunfredo, como el autor del Itinerarium Peregrinorum et Gesta Regis Ricardi le consideraban débil y más bien afeminado:

(...) más como una mujer que como un hombre, con suave amaneramiento y pausado discurso, y como la línea del poema dice:
«Aunque la maravillosa naturaleza se pregunta si hacer un niño o una niña,
Usted nació, O belleza, un niño casi niña».
Itinerarium Peregrinorum et Gesta Regis Ricardi

Ubaldo LanfranchiArzobispo de Pisa (que fue Legado Papal), y Felipe de DreuxObispo de Beauvais (pariente de Conrado), anularon el matrimonio. El 24 de noviembre de 1190 se casaron Conrado e Isabel, a pesar de que se decía que él era bígamo (su primera mujer murió antes de 1186, pero su segunda esposa todavía estaba viva en Constantinopla). Con el apoyo de los Ibelín y otros nobles, Conrado fue coronado junto a Isabel. Sin embargo, Isabel recompensó a Hunfredo restableciéndole de nuevo Toron, Chastel Neuf y otros territorios que habían estado en poder de su abuelo y de su padre.

Hunfredo se alió con Ricardo I de Inglaterra, primero en la captura de Chipre y, a continuación, contra Saladino. Como Hunfredo tenía fluidez hablando árabe, negoció con Saladino en nombre de Ricardo. En 1192, cuando Conrado fue asesinado por los Hashshashin, Hunfredo, junto a Ricardo y otros nobles, fueron sospechosos de haber participado, aunque es poco probable. Isabel se casó con Enrique II de Champaña.

Probablemente Hunfredo murió poco después de esto, y el Señorío de Toron fue reclamado por su hermana Isabel (casada con Rubén III de Armenia), siendo el título al final heredado por la Familia Montfort, Señores de Torón y Tiro.

Hunfredo en la ficción[editar]

Hunfredo ha aparecido en varias novelas sobre las Cruzadas. En Caballeros de Oscuro Renombre' y Reyes de Intenciones Vanas de Graham Shelby, se le representa como un joven héroe romántico, condenado por su relación con Isabel. En la historia fantástica El Unicornio de Manuel Mujica Lainez, es retratado como un homosexual afeminado, agobiado por la expectativa de vivir más heroicamente que su abuelo.

Aparece brevemente en la película de 2005 El Reino de los Cielos junto a su padrastro Reinaldo de Châtillon en Kerak. Su papel era más amplió, pero históricamente inexacto, en función de un borrador del guion, en el que era descrito como llegado desde Francia en los años 1180 (en realidad, vivió toda su vida en Outremer), y era asesinado por Guido de Lusignan después de jurarle lealtad.










Peire Vidal o Peire Vidals (1150-1210) fue un trovador occitano de Toulouse, en activo de 1175 a 1205. Hijo de un peletero; fue protegido del conde Ramón V de Tolosa, en cuya corte comenzó su carrera.

Más tarde estuvo al servicio del vizconde Barral de Marsella, de Alfonso II el casto, rey de Aragón y conde de Barcelona, de Bonifacio de Montferrato y de Ricardo Corazón de León.

Presumía de ser el mejor de los caballeros y el más enamorado, pero en su poesía también se expresa la nostalgia por la ausencia de su país.

Viajó por PalestinaItaliaEuropa central y Malta. Fue consejero de grandes personajes de su tiempo y uno de los máximos representantes del trovar leve.

Con fama de petulante y fanfarrón, Martín de Riquer le describe como "rebosante de ingenio y de agudeza, verboroso, espontáneo y transparentando una auténtica simpatía personal, siempre halla pretextos para componer canciones y raramente deja de ser brillante y agudo".

Se conservan cuarenta y cinco de sus canciones. Las doce melodías que aún se conservan reflejan el mérito de su reputación como músico.












Hubert Walter ( c 1160 -. 13 de julio de 1205) fue un influyente consejero real inglés de los siglos XII y XIII en las posiciones de Jefe Justiciar de Inglaterra, el Arzobispo de Canterbury y Lord Canciller . Como canciller, Walter comenzó la idea de la Carta rollo , un registro de todas las cartas emitidas por la cancillería. Walter no se destacó por su santidad en la vida o aprendizaje, pero los historiadores lo han juzgado como uno de los ministros del gobierno más destacados en la historia Inglesa .

Walter debía su ascenso temprano a su tío Ranulf de Glanvill , que le ayudó a convertirse en un empleado del ministerio de Hacienda . Walter sirvió al rey Enrique II de Inglaterra en muchos aspectos, no sólo en la administración financiera, sino que también en los esfuerzos diplomáticos y judiciales. Después de una infructuosa candidatura a la sede de York , Walter fue elegido obispo de Salisbury poco después de la adhesión del hijo de Enrique Ricardo I al trono de Inglaterra.

Walter acompañó a Ricardo en la Tercera Cruzada y fue uno de los principales involucrados en el rescate de Ricardo después de que el rey fuera capturado en Alemania a su regreso de Tierra Santa. Como recompensa por su servicio fiel, Walter fue seleccionado para convertirse en arzobispo de Canterbury en 1193. También se desempeñó como Justicia mayor de Ricardo hasta 1198, en el que fue el responsable de recaudar el dinero necesario para permitir a Ricardo sus guerras en Francia. Walter establece un sistema que fue el precursor de los modernos jueces de paz , basada en la selección de cuatro caballeros de cada cien como administradores de justicia. También revivió una disputa de su predecesor sobre el establecimiento de una iglesia rival en Canterbury, que sólo se resolvió cuando el Papa le ordenó abandonar el plan. Después de la muerte de Ricardo en 1199, Walter ayudó a asegurar la elevación del hermano de Ricardo, Juan, al trono. Walter también se desempeñó como diplomático de Juan, llevando a cabo varias misiones a Francia.


Hubert Walter statue, Canterbury Cathedral (cropped).jpg


Juventud[editar]

Hubert Walter era el hijo de Walter Hervey1​ y su esposa Maud de Valoignes, una de las hijas (y co-herederas) de Theobald de Valoignes, que era señor de Parham en Suffolk.23​ Walter era uno de seis hijos.4​ El hermano mayor, Theobald Walter, y Walter mismo, fueron ayudados en su carrera por su tío, Ranulf de Glanvill.2​ 5​ Glanvill era el justiciar principal para Enrique II; Y se casó con la hermana de Maud de Valoignes, Bertha.4​ El padre de Walter y su abuelo paterno tenían tierras en Suffolk y Norfolk, que fueron heredadas por Theobald.3​ Un hermano menor, Osbert, se convirtió en una justicia real y murió en 1206. Roger, Hamo (o Hamon) y Bartholomew sólo aparecen como testigos de cartas.34

La familia de Walter era de West Dereham en Norfolk, donde probablemente nació Walter.6​ Walter aparece por primera vez en la casa de Glanvill en una carta que se ha fechado a 1178, aunque como es sin fecha puede haber sido escrito hasta 1180. Su hermano Theobald también sirvió en la casa de su tío.7​ La gratitud de Walter hacia su tía y tío se muestra en la carta de la fundación del monasterio de Walter en Dereham, donde pide a la fundación para orar por las "almas de Ranulf Glanvill y Bertha su esposa, que nos alimentó".8​ Historiadores anteriores afirmaron que Walter estudió derecho en Bolonia, basado en su nombre apareciendo en una lista de los que se conmemoran en un monasterio de Bolonia en el que los estudiantes ingleses alojados. Los historiadores modernos han descontado esto, pues la lista también incluye a benefactores, no apenas a estudiantes; Otras pruebas apuntan al hecho de que Walter tenía un pobre dominio del latín y no se consideraba un hombre culto.9​ Sin embargo, esto no significaba que él era analfabeto, simplemente que él no era "libro-aprendido", o educado en una universidad.10​ Su contemporáneo, el escritor medieval Gérald de Gales dijo de Walter que el Tesoro era su escuela.11

Primeras tareas[editar]

La captura del rey Ricardo I de la Crónica de Petrus de Ebulo , 1197.
The capture of King Richard I from the Chronicle of Petrus de Ebulo, 1197

Por 1184-1185 Walter tenía una posición como barón de la tesorería. El rey lo empleó en varias tareas, incluso como un negociador, un juez, y como un secretario real. Fue nombrado decano de York por orden del rey Enrique II alrededor de julio de 1186.1​ El arzobispado había estado vacante desde 1181 y lo seguiría hasta 1189, por lo que era el trabajo de Walter como decano para administrar el arzobispado de York. El cronista medieval Gervase de Cantorbery dijo que durante el reinado de Enrique II, Walter "gobernó Inglaterra porque Glanvill buscó su consejo".12​ Walter era también un candidato fracasado para hacerse arzobispo de York.1​ Los documentos también muestran que Walter fue activo en la administración de la diócesis de York.12

Al mismo tiempo que administraba York, Walter fundó una casa Premonstratense de canónigos en una propiedad comprada en West Dereham, Norfolk en 1188. Su tío y otros miembros de la familia habían favorecido la orden Premonstratense, y este monasterio se situó cerca de las tierras de la familia en Norfolk.

CRUZADAS - HISTORIA Y PERSONAJES

TERCERA CRUZADA

Teodorico de Termonde (también Terremonde o Tenremonde, fallecido en 1206 en Rusion) fue por matrimonio señor de Adelon en el Reino de Jerusalén, y condestable del Imperio latino de Constantinopla.

Fue el hijo menor de Gutierre II de Terremonde, señor de Termonde (en flamencoDendermonde) en Flandes.

Probablemente fue, como Teodorico de Orca y Aimaro de Lairon uno de los cruzados que permanecieron en Tierra Santa después de finalizada la Tercera Cruzada. A partir de 1193, pudo estar en el Reino de Jerusalén durante los reinados de Enrique I y Amalarico II. Después de 1198, se casó con Inés de Adelon, la hermana y heredera de Adán de Adelon. Por derecho de su esposa gobernó el señorío de Adelon después de la muerte de Adán.

En 1204 partió de Tierra Santa y fue junto a Hugo de Tiberíades y su hermano Raúl con un contingente de tropas a Constantinopla, donde su compatriota Balduino de Flandes había sido coronado emperador del Imperio latino después de la Cuarta Cruzada. Balduino nombró a Teodorico como condestable. El nuevo Imperio estaba en ese momento involucrado en una feroz guerra en Tracia con el zar de Bulgaria (así como de los cumanos y valacosKaloján. Según los registros de Godofredo de Villehardouin Teodorico murió en la primavera de 1206 en la batalla de Rusion (también Roussillon o Rusium) en Tracia combatiendo contra la caballería cumana.

Teodorico tuvo un hijo con Inés, Daniel, que le sucedió como señor de Adelon, y una hija, Margarita.










Teodoro de Celles (Cellesca. 1166 - Clairlieu18 de agosto de 1236) fue un sacerdote y religioso católico belga, canónigo de Lieja y fundador de los Canónigos regulares de la Orden de la Santa Cruz.1​ Es venerado como beato por la Iglesia católica, cuya fiesta celebra el 18 de agosto.


Wuppertal - Beyenburger Freiheit - Theodorus von Celles 03 ies.jpg


Biografía[editar]

Teodoro de Celles nació hacia el año 1166, en el castillo de Celles, en el seno de una familia noble. Sus padres fueron Wautier, conde de Beaufort, y Oda de Celles. Participó en la Tercera cruzada, acompañando al príncipe-obispo Rodolfo de Zähringen. Visitó Jerusalén en 1189, donde conoció a los Canónigos Regulares del Santo Sepulcro. Al volver a Bélgica decidió retirarse de la vida contemplativa, ingresando a los canónigos de San Lambert en Lieja.2

Teodoro de Celles trabajó por la renovación y la reforma de la vida y la regla de los canónigos regulares del capítulo. Luego de un viaje al sur de Francia, donde predicó contra los albigenses, regresó a Lieja y renunció a la canonjía, para llevar una vida más austera.En 1211 hace votos religiosos y funda a los Canónigos regulares de la Orden de la Santa Cruz, viviendo según la regla de san Agustín. El 3 de mayo de 1216, el fundador obtuvo la aprobación de la orden del papa Inocencio III. Murió en Clairlieu en 1236.1

Culto[editar]

Teodoro de Celles es venerado como beato en la Iglesia católica, cuya fiesta celebra el 18 de agosto. Su culto es inmemorial, por lo que no ha sido canonizado ni beatificado formalmente, según el proceso actual.









Teobaldo V de Blois (fallecido el 20 de enero de 1191), también conocido como Teobaldo el Bueno (Thibaut le Bon en francés), fue Conde de Blois entre 1151 y 1191. Era hijo de Teobaldo IV de Blois y Matilde de Carintia. Aunque era el segundo hijo, Teobaldo heredó Blois (incluyendo Chartres), mientras que su hermano mayor, Enrique recibía el condado de Champaña.

Se casó primeramente con Sybil de Chateaurenault, lo que le convirtió en Señor de Chateaurenault. Al enviudar contrajo matrimonio con Alix de Francia, hija de Luis VII de Francia y su primera esposa Leonor de Aquitania.

Según las fuentes medievales judías, en 1171 Teobaldo orquestó el primer libelo de sangre en la Europa continental. Como resultado de un juicio organizado por la iglesia, 30 o 31 miembros de la comunidad judía fueron quemados en la hoguera123

Teobaldo vivió sobre todo en Chartres, y renovó las murallas de la ciudad. Tras unirse a su hermano Enrique y otros nobles más en contra de Felipe II, se reconcilió con el rey, al que acompañó durante la Tercera Cruzada. Llegó a Tierra Santa en el verano de 1190, para fallecer el 20 de enero de 1191 durante el Sitio de Acre.

Familia[editar]

Teobaldo y Alix tuvieron siete hijos:

  1. Teobaldo, muerto joven
  2. Felipe, muerto joven
  3. Enrique, muerto joven
  4. Luis I, conde de Blois (d. 1205)
  5. Alix, Abadesa de Fontevrault
  6. Margarita, condesa de Blois, casada con Otón I de Borgoña y con Gualterio de Avesnes
  7. Isabelle (o Elizabeth) (d. 1248), a quien su sobrino Teobaldo VI de Blois dejó el Condado de Chartres (separado de Blois) y el señorío de Chateaurenault.